Después de leer esto nunca más volverás a comer fresas.

Las fresas o frutillas son frutos que resultan tan decorativos en un postre que hasta incluso dan pena comerlos. Nada tan atractivo como ver esas tortas cubiertas con crema o chocolate y muchas frutillas brillantes y apetitosas.

Pero además de ser un regalo para los ojos, las frutillas contienen pocas calorías por lo que son frutas recomendadas para quien realizan dietas para adelgazar y al mismo tiempo hidratan y nutren.

Contienen altas dosis de vitamina C, vitamina e, antioxidantes y flavonoides que combaten infecciones, son una barrera para los radicales libres y al mismo tiempo retrasan el envejecimiento.

Los polifenoles en que contienen las frutillas nos protegen de enfermedades cardiovasculares al mismo tiempo que el ácido fólico beneficia a las mujeres embarazadas porque evita malformaciones en el feto y el potasio y el sodio funcionan como diuréticos evitando de esta forma la retención de líquidos.

Incluso sus hojas son beneficiosas porque una infusión preparada con hojas de frutillas descomprime la inflamación intestinal.

Pero aunque seguimos recomendándote el consumo de frutillas, hoy queremos señalar que así como nos resulta apetitosa a nosotros, los seres humanos, también los ácaros se sienten atraídos por ellas. Es importante lavar muy bien toda fruta y verdura que vamos a consumir, en especial las que no tienen piel o cáscara porque sobre ellas pueden abundar insectos portadores de enfermedades que incluso suelen convertirse en plagas como el llamado pulgón de la fresa, el gusano cortador, las chinches o las arañitas rojas.

En este video te mostraremos bajo el ojo aumentado del microscopio, como pueden verse de manera magnificada cosas que nunca hubiéramos visto de otra forma; y hacia el final veremos que de manera imperceptible los ácaros están presentes en esta fruta cuando no mantenemos las condiciones de higiene necesarias.

Lava bien las fresas antes de consumirlas para evitar riesgos de contraer enfermedades.